El camino para una mejor calidad de vida sexual y personal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre las palabras sexo y seso tan solo hay una letra de diferencia. Y quizá no sea por casualidad. De hecho, el 90% de los trastornos y disfunciones sexuales están causadas por disfunciones psicológicas. Disfunciones enormemente variadas que responden a problemáticas de todo tipo. Muchas de ellas son de sobra conocidas y dominadas desde las terapias sexuales más habituales. Pero en ocasiones, dichas terapias son ineficaces, sobre todo cuando la raíz del problema no se puede abordar desde planteamientos cognitivos o directivos.
Así ocurre, por ejemplo, con los llamados mecanismos de defensa. Según la terapia Gestalt, estos mecanismos son una suerte de autolimitaciones que hemos interiorizado porque en algún momento de nuestra vida nos fueron útiles para adaptarnos al ambiente. Pero ya no nos sirven de ayuda. Al contrario, pueden ser una fuente de insatisfacción. Por ejemplo, una mujer que haya interiorizado en su contexto social la idea de que “las chicas que quieren disfrutar abiertamente de su sexualidad son prostitutas”, posiblemente tenga problemas a la hora de querer manifestar sus verdaderos deseos y apetencias sexuales.

Todo esto está relacionado con lo que la Programación NeuroLingüistica (PNL) denomina creencias limitantes, y que igualmente adquirimos a lo largo de la vida. Dichas creencias no tienen porqué coincidir necesariamente con la realidad. Al fin y al cabo, la mente no sabe lo que es real y lo que no es real. Nosotros le decimos lo que debe identificar como irreal o irreal. De este modo, a partir de la creencia, generamos una estructura mental que nos hace actuar en el mundo de una determinada manera. Si creemos, por ejemplo, que “los hombres viriles siempre tienen ganas de sexo”, actuaremos en nuestra vida sexual de modo acorde con este mensaje. Pero puede ocurrir que esta creencia que creemos “real” choque en algún momento con lo que sentimos “realmente”, provocando el conflicto. ¿Cómo librarnos de él? Sin duda hace falta desprogramar esa creencia limitante, como nos enseña precisamente la PNL.

Lamentablemente, la mayoría de los sexólogos no han sido formados en disciplinas como la PNL o la terapia Gestalt. Para suplir esta carencia existen diferentes alternativas, como el curso especialista en Sex Coaching que imparten el Instituto de Crecimiento Personal Mítica Vivencial y EmocionArte Coaching. Se trata del primer curso de sex coaching certificado en España por la ICF (International Coach Federation). La formación está dirigida principalmente a sexólogos, psicólogos, coaches, terapeutas y educadores. Profesionales a quienes dotará de herramientas para que sus clientes puedan disfrutar de su sexualidad y respetar su identidad sexual y afectiva. También se les capacita para desarrollar sus habilidades afectivas, mejorar sus actitudes y emociones y cambiar aquellas creencias que le impiden disfrutar plenamente de su vida sexual y personal.
FORMACIÓN ESPECIALISTA EN SEX COACHING
FECHAS 28 – 29 de OCTUBRE y 11 – 12 de NOVIEMBRE
http://emocionartecoach.com/cursosexcoaching.html
#emocionartecoaching #coach #sexcoach #formación

Deja un comentario