YO NO QUIERO SER PRINCESA

En los cuentos nos enseñan que las princesas, cuando tienen problemas llega el príncipe azul y les rescata con su fuerza indestructible luchando contra el dragón…

Educar a la sociedad en este tipo de comportamiento es pésimo a la hora de relacionarse con el sexo opuesto en la etapa adulta. Qué tiene de positivo hacer pensar a las niñas que el niño guapo de la clase va a venir a salvarles…? Tienes que educar a unas niñas, que crean en sí mismas, que se sientan fuertes y capaces de luchar contra las adversidades y con esfuerzo y tesón obtendrán lo que desean.
Con este tipo de conductas aprendidas desde los cuentos, en muchas ocasiones nos dejamos llevar y terminamos en una actitud de; “él lo es todo para mí”, “él tiene que estar dispuesto a hacer cualquier cosa por mi…”,” yo lo haría por él…” Esto es destructivo, hacia la individualidad de la persona y acaba siendo muy dañino para la relación, ya que cuando alguien empieza a sentirse presionado de alguna manera ya no actúa en libertad, sino que se siente de una manera u otra presionado.
El amor es una elección libre, sincera. Compartir tu vida no significa subordinarse a una relación si no establecer un consenso de aquello que quieres compartir y aquello que es tuyo propio y quieres mantener. Una pareja te ayuda a realizarte en cuanto se establece una autonomía e independencia que hace que las dos personas puedan realizarse en aquellos estudios, trabajos o aficiones que desee.
Ama y decide en libertad cada mañana que la persona que está a tu lado es la que quieres que este contigo. Porque te hace sentir bien, porque te diviertes con ella, porque vuestros caminos de la mano son más sencillos.

Si quieres aprender a vivir relaciones sanas y adultas, sin dependencias ni sufrimiento.

Deja un comentario